Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 134 visitantes 3/7/2020





Afiliate a la AEFCFT





Editorial:Ultramar
Colección: BEST-SELLERS nº 298
Traducción: ALBERT SOLÉ
Portada: J.COLLS Y J. SUBIRATS
Páginas: 568
Formato: 193x135 mm, rústica
ISBN: 84-7386-652-5

Otras obras del Autor/es
La bella durmiente
Texto Contraportada

Poco se sabe del planeta Hierba, excepto que se trata de un lugar idílico donde la naturaleza no ha sido expoliada y cuya superficie es una inmensa sabana de hierba de todos tipos y colores, apenas interrumpida por algunos bosques dispersos. Pero una plaga se extiende implacable por todo el universo, amenazando con destruir a la humanidad, y al parecer Hierba es el único planeta no afectado por ella. Por ello, Santidad, el poder absoluto sobre la Tierra, envía a Roderigo y a Marjorie Westriding Yrarier como embajadores al planeta, en un intento de descubrir una cura a la enfermedad. Y allá, en medio de una sociedad semifeudal regida por mezquinos e insignificantes señores, Marjorie descubrirá el misterio de las Cacerías, conocerá a los hippae y su amenaza, y entablará relación con los maravillosos zorren y su secreto, del que depende la supervivencia de la civilización...


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Estudio en escarlata Amazon

Nuestra Crítica

Pocas veces me ha costado escribir tanto una reseña como me ocurre con este "Hierba" de Sheri S. Tepper, y esto es porque es muy difícil valorarlo sin saber muchas circunstancias ajenas a él. Como que cierto editor del género arremetió contra el traductor de la novela por haberla criticado duramente como de feminismo trasnochado y/o ridículo, siendo el editor un auténtico fan de ella. Y también es difícil valorarlo sin entender sus referencias, y por dónde suelen ir los tiros de la muy polémica Tepper.

"Hierba" es, en principio, un libro bastante parecido al "Dune" de Frank Herbert: una familia disfuncional (la madre, el padre con su amante, dos hijos recién entrados en la adolescencia) y dos sacerdotes visitan un planeta lleno de grandísimas extensiones de hierba multicolor y bosques fangosos, dominado por diversas "casas" en un puro sistema feudal, en busca de la cura para una plaga terrible que hace que todos los cuerpos se corrompan hasta su destrucción. Allí se darán cuenta de una extraña ecología, de una fauna aún más extraña, y mientras reciben revelaciones sorprendentes y entran en conflictos religiosos.

Lo primero que suele pensar uno es ¿qué pintan dos sacerdotes en este escenario? En el universo que describe Tepper existe una casi gerontocracia eclesiástica/militar decadente con cierto toque medieval (en lo malo), como ausencia de debate sobre los dogmas religiosos y cierta costumbre por acallar cualquier pregunta. Los curas que acompañan a la familia son de otra facción llamada "viejos católicos", algo más tolerantes, y a la vez en el planeta Hierba hay un grupo de frailes renegados obsesionados con la arqueología, y algunos con las torres casi babélicas.

Y muchas más cosas. Hierba está cargada hasta la saturación de ideas, dilemas, personajes y escenarios, todos ellos barrocos e impresionantes. Pero no todos los lleva Tepper con el mismo acierto: si determinados pasajes son impresionantes, de lo mejor escrito del género (el de los caballos tranquilizándose a sí mismos es de lo más poético que han pasado por estos dedos), y por otro lado comete fallos garrafales, casi incomprensibles, en los mismos lugares donde comete los aciertos. Y si conocéis a la Tepper, efectivamente, su visión de los roles es uno de los temas donde resbala.

No siempre resbala esta mujer. A veces es capaz de mantenerse amarga y ambigua, como en su famosa "Puerta al país de las mujeres", pero en "Hierba", simplemente, no es justa con sus personajes masculinos: los maneja para que se queden estancados en pasiones puramente hormonales, e incluso justifica que una mujer muy inteligente pueda estar bloqueada porque su confesor le aconseje que apoye a su marido. Aquí está el otro punto, el más chirriante de la novela: entre tanto ambiente futurista no casa, por mucha imaginación y ganas de alegoría que le eche uno, ese ambiente provinciano casi de novela de Perez-Galdós. No casa. Al igual que no casan inventos desvergonzadamente pulp (el "cuchillo-láser") con el resto de la novela, con intención sociológica. Al igual que muchas veces deseas que Sheri Tepper no explique las metáforas narrativas (especialmente la central del libro) porque es mucho mejor dejarlas al aire, pero se ve que hay cierto tipo de simbolismos que quería dejar sin espacio para los dobles significados.

Eso será, supongo, lo que evitó que recibiera el Hugo por esta novela. Porque, en cuanto no comete estos fallos, Sheri Tepper se muestra brutalmente poderosa con la narrativa: atrapa desde las primeras líneas, usa símiles astutamente escogidos, no para de describir escenas con imaginería muy propia, original y vívida, mueve violentamente, casi a ritmo de "hard boiled", los hechos que avanzan la novela, y es capaz de quitar la respiración durante párrafos. En esta novela está, de principio a fin, pese a sus baches, lo mejor que ha escrito esta mujer, no lo dudo.

Y eso es lo que queda de sabor de boca. Tras las polémicas detrás de esta mujer, las polémicas de su edición en España, y una edición hoy en día desaparecida, hay una gran novela irregular. Lástima que sea tan difícil descubrir obras de Sheri Tepper hoy en día.
Carlos Jürschik

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Volver a la portada