Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 102 visitantes 25/5/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Memorias privadas y confesiones de un pecador justificado. James Hogg



Editorial:Valdemar
Colección: El Club Diógenes (Num. 165)
Traductor: Francisco Torres Oliver
Encuadernacion: Bolsillo rústica
Tamaño: 18 x 11 cm.
368 páginas
ISBN: 978-84-7702-358-6
7,22 ?
Texto Contraportada

Desde un punto de vista múltiple y omnicomprensivo de abordar el horror, Hogg nos relata el lento deterioro de un personaje ya malo, que es animado al crimen por la doctrina fatal de la «justificación por la gracia» (una aberración de la doctrina de Lutero que llega a afirmar que el elegido de Dios no puede pecar, que Dios jamás le castigará, que el homicidio, la embriaguez, etc., son pecados en el malvado, pero no en el hijo de la gracia que ha garantizado su salvación). El horrendo héroe de Hogg proyecta sus asesinatos con plena conciencia, y los comete con lúcida satisfacción. No está loco; pero está poseso; le vemos someterse poco a poco a la persuasión de un amigo poderoso en quien reconoce, sólo cuando es demasiado tarde, al mismísimo diablo, que ya nunca soltará a su presa... «Que yo recuerde, hace mucho que no me había sentido tan cautivado, tan voluptuosamente atormentado por un libro», dice André Gide, de esta obra terrible y prodigiosa, debida a James Hogg (1770-1835), «el pastor de Ettrick».


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Estudio en escarlata Amazon

Nuestra Crítica

En esta extraordinaria y clásica novela gótica, James Hogg, escritor autodidacta del siglo XIX, enhebra - utilizando tres voces narrativas(una por cada parte de la novela) - el desconcertante y perturbador relato de la enajenada existencia de... ¿un orate?

La primera parte de la novela desvela, desde el frío punto de vista de un editor ficticio, una disputa familiar. El argumento se construye como intriga policíaca para que, entre muertes y disparates, se narren los mismos hechos que, en la segunda parte de la novela, se contarán mediante un monólogo que, gradualmente, desvela, convence y embauca al lector en la enajenación del ¿asesino? protagonista.

La tercera parte de la novela, contada con recursos indirectos (epístolas, diarios) culmina el libro como una risible farsa, deudora de la literatura picaresca, que parodia un eventual ¿o cierto? descenso a los infiernos del protagonista mientras se convence de ser un elegido de Dios o, quizás, ¿del Diablo?

Una gradual sensación de inquietud, va descorazonando e inquietando al lector hasta dejarle, al final de la novela, sin respuesta alguna a la ambiguedad e incertidumbre que culmina esta desapercibida obra maestra.

Luis de Luis Otero

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada