Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 110 visitantes 16/12/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Coraline. Neil Gaiman



Editorial:Salamandra
Fecha de edición: 06-2009
Encuadernacion: Rústica
Tamaño: 22 x 14 cm.
160 páginas
ISBN: 978-84-9838-237-2
9,00 ?

Otras obras del Autor/es
Buenos presagios
Los hijos de Anansi
America Gods
Stardust
Stardust
Objetos frágiles
Buenos presagios
EL libro del cementerio
Buenos presagios
American Gods
Criaturas fantásticas
Texto Contraportada

Al día siguiente de mudarse de casa, Coraline explora las catorce puertas de su nuevo hogar. Trece se pueden abrir con normalidad, pero la decimocuarta está cerrada y tapiada. Cuando por fin consigue abrirla, Coraline se encuentra con un pasadizo secreto que la conduce a otra casa tan parecida a la suya que resulta escalofriante.

Sin embargo, hay ciertas diferencias que llaman su atención: la comida es más rica, los juguetes son tan desconocidos como maravillosos y, sobre todo, hay otra madre y otro padre que quieren que Coraline se quede con ellos, se convierta en su hija y no se marche nunca. Pronto Coraline se da cuenta de que, tras los espejos, hay otros niños que han caído en la trampa. Son como almas perdidas, y ahora ella es su única esperanza de salvación. Pero para rescatarlos tendrá también que recuperar a sus verdaderos padres, y cumplir así el desafío que le permitirá volver a su vida anterior.


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Estudio en escarlata Amazon

Nuestra Crítica

Aún en pleno siglo XXI no deja de sorprender, incluso a los lectores con las retinas más encallecidas, la capacidad de los personajes de la era victoriano no ya para sobrevivir a modas y tendencias, sino para encabezarlas logrando el favor del público general; ese público que, cuando otorga su gracia consagra y convierte en mitos o arquetipos que surfean por épocas y etapas de la ficción.

Así, hoy en día, Sherlock Holmes se llama Gregory House, el otrora impresionante e intimidador Conde Drácula es, hoy en día, un adolescente, con las hormonas reloaded a la caza y captura de adolescentes en flor (o, dados los tiempos que corren , al revés) y, antes de Alicia se pusiese a dar bambú al Jabberwock en la (muy decepcionante revisión de Tim Burton) se encarnaba, en la primera década del siglo, con las identidades de Chihiro o Coraline.

Para adoptar esta última identidad, la heroína de Lewis Carroll utilizó la colaboración de Neil Gaiman, un experto y respetuoso regurgitador de mitos clásicos, dotado de impecable habilidad para que cuelen como espontáneas, originales y propias, las creaciones ajenas.

Así, allá por los albores de la década, el prolífico Gaiman entregaba a los linotipistas una reelaboración de Alicia a través del espejo que dió en titular Coraline . El texto narra con eficacia y maña los avatares de una tween (horrible locución yanki para designar a las pre-adolescentes) que cruza el umbral de una casa invertida y colindante con la suya, para recuperar el alma de sus padres. Un, más que obvio y astuto, viaje iniciático en el que el premio será el descubrimiento por la criatura de su identidad y el restablecimiento de su relación con sus progenitores. Trufado de elementos reconocibles: un gato que da consejos, un merienda a base de té, un par de gemelas de toda la vida( no las de Lina Morgan, sino Tweedledeedum y Tweedledeedee) ratones siniestros como los del Cascanueces, aquejadas almas de institutrices con una vuelta de tuerca de más y un surtidito de hadas (marca de la casa) variadas salpicadas por aquí y por allá ...

En resumen, puritito Gaiman en el que resplandece el gran atractivo de sus ficciones: ese aire deja vu , de ?reconocibildad? y familiaridad que todas sus historias despiden. En cualquiera de sus versiones - la literaria, la estilizada y elegante comiquera a cargo de Craig Rusell o la brillante e inquietante interpretación animada de Henry Selick- enormemente disfrutable narración.

Luis de Luis

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada