Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 194 visitantes 16/1/2021





Afiliate a la AEFCFT



El Rey de Eiselorn. Libro I: Elwendur.. Max Kahl



Editorial:Grupo Ajec
Colección: Excalibur Fantástica
Saga: Rey De Eiselorn/ 1
Encuardernación: Cosida Con Solapas
Formato: 22x15 Cm
Páginas: 424
Precio: 17,95 Euros
Isbn: 978-84-96013-70-4
Portada: Jean Sebastian Rosbach
Texto Contraportada

Tras las invasiones de los Pueblos del Este, una época de oscuridad y desidia se cierne durante más de 50 años en el Continente de Imnavel. Tan sólo unos pocos reinos, mermados por décadas de lucha, resisten las invasiones para mantener sus pueblos a salvo.


Pero el último Rey de Derehlar, Dighlon, conquista la Montaña Elevada de Iver Osterith, último bastión de defensa de los habitantes de Imnavel. Los Déspotas del Este capturan en la gran Cima a Gahlandir el Sempiterno, el Valedor, junto a Aldrids y Epsígoras, alentados por el poder de los Seis.


Este último acto hace que los supervivientes de Imnavel se agrupen para repeler las invasiones o perecer para siempre. Nuevos ejércitos se levantan. Nuevas armas son blandidas. Nuevos aceros son forjados. Bosques y lagos mueren. Incluso los Antiguos oyen nuevamente el rumor de la guerra, el viejo rumor que no se oía desde las Primeras Eras.


A partir de allí, los Hermehrs esperaron por su revancha, una que les devuelva su pasado e historia, sus antiguas tierras y sus viejas canciones de nobles reyes e hidalgos señoríos.


Las Eras Doradas y las Eras Sabias habían llegado a su fin para dar comienzo a la Era del Elwendur, la Migración de los Pueblos.



Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Estudio en escarlata Amazon

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Volver a la portada