Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 27 visitantes 13/8/2020





Afiliate a la AEFCFT



La cruzada de los malditos. Dan Abnett



Editorial:Planeta
168 pags
Cartoné
ISBN: 978-84-674-5051-4
Otras obras del Autor/es
Plata Pura
Santa Sabbat mártir
Ravenor
General traidor
La maldición del demonio
La última orden
Horus, Señor de la Guerra
La cruzada de los Mundos de Sabbat
Tormenta de sangre
Eisenhorn
La armadura del desprecio
Devorador de almas
La espada de disformidad
Los fantasmas de Gaunt: La Fundación
El señor de la destrucción
Sólo en la muerte
Legión
Cargamento maldito
Los Fantasmas de Gaunt II: La Santa
Los Hermanos de la Serpiente
Pacto sangriento
Ómnibus Las crónicas de Malus Darkblade
Ómnibus Las crónicas de Malus Darkblade. Volumen II.
Prospero en llamas
El regreso de Ravenor
Trueno y Acero
Ravenor fugitivo
La batalla de Calth
Planeta 86
Texto Contraportada

Estamos en el cuadragésimo primer milenio. El Emperador ha permanecido sentado e inmóvil en el Trono Dorado de la Tierra durante más de cien siglos. Es el señor de la humanidad por deseo de los dioses, y el dueño de un millón de mundos por el poder de sus inagotables e infatigables ejércitos.

Sus mejores guerreros son los Adeptus Astartes, los Marines Espaciales, supersoldados modificados genéticamente y protegidos por inmensas servoarmaduras.Estos luchadores de elite están organizados en capítulos, y cada capítulo posee su propio credo y forma de combatir. Entre los más fanáticos se encuentran los Templarios Negros. Y ahora ha llegado el momento de que los Templarios inicien una cruzada que quizá les condene para siempre...


Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Estudio en escarlata Amazon

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Volver a la portada