Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Ir a la Home
  Portada    Noticias    Crónicas    Reseñas    Superventas    Concursos    Ultimas Novedades    Agenda    Enlaces 105 visitantes 25/5/2017
SECCIONES
NOTICIAS
ARTÍCULOS
RESEÑAS
SUPERVENTAS
ÚLTIMAS NOVEDADES
FICHAS DE LIBROS
AGENDA
CONCURSOS
TIRAS CÓMICAS
REDTALES
NOTICIAS 28-D
ENLACES
PREMIOS RECIBIDOS
CONTACTO
StardustCF en tu PDA
Síguenos en:
¿Quieres estar al día de las novedades?. Suscríbete a Stardust





Afiliate a la AEFCFT



Neuromante. William Gibson



Editorial:Minotauro
ISBN: 978-84-450-7662-0
14 x 22,5 cm / 208 pp.
PVP c/IVA 17,50 euros
Otras obras del Autor/es
Mundo espejo
Neuromante (Bolsillo)
La máquina diferencial
País de espias
Texto Contraportada

«William Gibson, cuya primera novela puede llamarse la novela cyberpunk, es la llama más refulgente del movimiento. Épica en escala, Neuromante mezcla alta tecnología con una sensibilidad de cine negro, una especie de Hammet que escribe la Odisea valiéndose de microchips».


THE WALL STREET JOURNAL


«Gibson imagina un futuro invadido por microprocesadores, electrónicos y quirúrgicos, en el que la información es la primera mercancía. Vaqueros como Case se ganan la vida hurtando información? Conectan directamente sus cerebros y penetran en un mundo de sueños, donde el intercambio de información y el hielo protector aparecen en bloques tangibles y luminosos?


Gibson hace plausible toda esta imaginería técnica, la jerga copiosa, la oblicua moral profesional, con verdadero ingenio y sin tediosas explicaciones. En este espeluznante y sombrío futuro, la mayor parte del este de Norteamérica es una única y gigantesca ciudad, casi toda Europa un basurero atómico, y Japón una jungla de neón, corruptora y brillante, donde una personalidad es la suma de sus vicios? La mala fortuna lleva a Case a la ciudadela de un clan industrial que es dueño de un par de IA, los más costosos y peligrosos artefactos que puedan encontrarse. Durante miles de años los hombres soñaron con pactar con el diablo. Sólo ahora es ese pacto posible.»


COLIN GREENLAND, TLS



Puede comprarlo en los siguientes sitios:
Cyberdark Estudio en escarlata Amazon

Nuestra Crítica

No seré yo ¡Dios me libre! Quien ponga en duda los conceptos internaúticos y cyberespaciales desvelados con profética visión y milimétrica precisión por William Gibson en su ya lejana (se publicó en 1985) y mítica Neuromante. Doctores tiene la Iglesia que han refrendado, evaluado y calificado la novela como anticipatoria, visionaria y genial la novela.

Tampoco seré yo ¡Dios me siga librando! quien ponga el dedo en la llaga sobre la depurada e innovadora prosa de la novela. Doctores tiene la Iglesia que la han calibrado como ajustadamente bella y marchamado como espléndida y atroz en simultánea comunión.

Y menos aún seré yo ¡Dios continúe librándome! quien hurgue en las entrañas de tan sacrosanto texto, incorrupto en su gloria cual brazo de Santa Teresa, e intente entender al menos un algo de su compleja construcción, su panorámica cosmovisión y su exquisita arquitectura concebidos para propulsar infinitud de miradas y catapultar abanicos de interpretaciones a cual más exacta o indefinida. Doctores tiene la Iglesia que han acomodado la novela en el más elevado de los altares y bautizado como hito, túmulo y mojón que señala un antes y un después, un mientras tanto y un durante en la evolución no ya (que también) de la historia de la literatura sino de la de la Humanidad.

Pero si seré yo, con la autoridad que me confiere no haber llegado en el escalafón eclesial ni siquiera a monaguillo, quien se cisque en las entendedoras de los malhadados Doctores: ¡Dios les confunda y corrompa su maltrecha sabiduría!.

Es Neuromante novela torpe y confusa; novela artificialmente enrevesada, farragosa y equivocada; novela incomprensible y pretenciosa, vana, vacua y ¡encima! letalmente aburrida. Después acabada la lectura de este coñazo infame y sobrevalorado que tantos ilustres, sabios y eruditos pontifiquen ad nauseam sobre sus inagotables virtudes me confirma una sola certeza: que del libro no se han leído ni la solapa ... ¡y así cualquiera habla bien!.

Luis de Luis

Compártelo:


delicious digg technorati yahoo meneame meneame meneame

Recomienda esta página a un amigo

Volver a la portada